lunes, 20 de julio de 2009
Publicado por jcpito @ 21:17
Comentarios (0)  | Enviar

Estadística y Administración Pública (1996)


César Arturo Dueñas P.

Profesor Catedrático Asistente Esap, Area de Matemáticas.

 Estadístico Universidad Nacional.

 


Al segundo año de la salida de los hijos de Israel de Egipto, el primer día del mes segundo habló el Señor a Moisés y dijo: “Formad el censo de cuantos varones haya en todo el pueblo de los hijos de Israel, a fin de distribuir mejor las tribus alrededor del Tabernáculo en los campamentos, arreglar las marchas , saber de fijo la gente apta para la guerra”; según los estudios de las cronologías antiguas se podría decir que este episodio bíblico tuvo lugar hace unos 3500 años.

 

Hoy día, el censo de población se entiende como el proceso total de recolectar, compilar, evaluar, analizar y publicar, datos demográficos, económicos y sociales pertinentes a todas las personas de un país, o de una región bien definida, en un momento temporal especifico.

 

En nuestro país la enumeración general de la población más antigua, data de la época virreinal bajo los mandatos de Manuel Guirior – quien la inicio – y Pedro Messia de la Cerda – quien la termina. El Empadronamiento de los habitantes de los dominios españoles es consecuencia del primer censo general de España, realizado en 1768. El levantado en esta tierras americanas en 1770, contabilizó 806209 habitantes en el territorio del Virreinato de la Nueva Granada.

 

Ya en el siglo XX, en Colombia, se han realizado diez censos de población: 1905,1912, 1918, 1928, 1938, 1951, 1964, 1973, 1985, 1993.

 

En Inglaterra, Gales y Escocia, el primer censo fue realizado en 1801, luego ha sido repetido consecutivamente en intervalos de diez años, con una sola interrupción en 1941, debido a la movilización de la segunda guerra mundial.

Pasada la segunda guerra mundial, en 1947, las fuerzas Armadas de los Estados Unidos recutaron a William Edwars Deming para ayudar a preparar el censo japonés de 1951, circuntancia a parti de la cual W: E. Deming se vinculo a la sociedad japonesa y se convirtió alli en el promotor del control estadístico de la calidad y de la calidad total .

 

Desde el remoto Sinaí bíblico, la voz del patriarca conduce al pueblo desde Israel a enumerar sus integrantes. En 1482 y 1494 los reyes católicos ordenan la elaboración de censos en los pueblos de la unificada España. Hace un siglo nada más, la imperial Inglaterra regulariza la realización de sus contabilizaciones humanas. La hoy potencia mundial Japón acude a mediados del siglo a las argumentaciones estadísticas para generar un nuevo tipo de administración y legar – con ayuda de la experiencias industrial norteamericana abstraída de manera muy particular por W. E: Deming -, a plantear el concepto y práctica de la calidad total.

 

habló el Señor a Moisés y dijo: “Formad el censo de cuantos varones haya en todo el pueblo de los hijos de Israel,

 

Si se quiere hacer más historia bíblica encontraríamos cómo al inicio del cristianismo, hace 1996 años, el augusto emperador romano ordena levantar el censo de sus dominios orientales.

 

Todas las sociedades, en los diferentes estadios temporales de evolución de la humanidad, han acudido a diferentes formas de organización social para poder administrar el desenvolvimiento, desempeño y realización humana de los integrantes de la nación, tribu, grupo, o como quiera que se haya denominado a las colectividades de personas.

 

El Estado ...

Su interés primordial es cumplir con la misión que corresponde a su razón de existencia, para satisfacción del bienestar de la sociedad, el perfecto funcionamiento del orden social y de la misma máquina del Estado.

 

Según sea, o haya sido el grado de desarrollo y complejidad de la estructura de la sociedad y la forma “acordada” para administrar la vida en comunidad, se condujo a diferentes formas de autoridad y de relación entre los individuos.

 

A través de los episodios de la historia a cada nuevo paso, la forma de organización de la comunidad se fue volviendo  cada vez más compleja y estructurada, partiendo de las hordas de la barbarie, hasta llegar a las ciudades  Estado de la civilización, y a los países y naciones de hoy, los cuales presentan particularidades, pero también generalidades, en su manera de aplicar los conceptos de Estado y de Administración Pública; práctica que está de acuerdo a su cultura, su historia sus condiciones geográficas, sus rivalidades, sus competencias y sus afinidades con los vecinos y hermanos de religión tradición o raza.

De una u otra manera, desde los albores de la historia, los pueblos se han visto abocados  a la necesidad de construir un “aparato” que le permita a los individuos racionalizar la operación de su vida en conjunto y que garantice la posibilidad de promocionar su quehacer, su arte o profesión; que garantice el libre tránsito de las personas y que facilite la adopción de decisiones potestativas de cada uno de los individuos, de manera práctica, a través de sus representantes y que dé amparo al interés general,  sin desproteger al individuo. Que castigue los atentados contra los miembros de la colectividad y defina las reglas de comportamiento general, que delimitan las fronteras de la libertad de cada quien , etc., Este ESTADO de organización social o “cosa pública”, se ocupa, como se ha dicho, de la ADMINISTRACIÓN de las tareas propias e inherentes al Estado y al interés general de la población.

 

El desarrollo económico, la calidad de vida, el bienestar físico y mental, la felicidad espiritual, la satisfacción social, la productividad y la eficiencia empresarial, son objetivos que se logran a través de ña conjunción de innumerables factores de todas índole en diferentes frentes de acción.

 

El papel jugado en la historia ha llevado a las naciones a diversos niveles de desarrollo económico y social. Encontrando en este mundo, varios otros, como: el mundo desarrollado, el tercer mundo, los No Alineados, La Comunidad Económica Europea, América latina, Norteamérica, el mundo subdesarrollado o tercer mundo, eufemísticamente denominado conjunto de países en vías de desarrollo.

 

Sea cual sea su historia y su grado de avance económico y social, las metas y objetivos impuestos al Estado son siempre los mismos: lograr la realización del individuo, proteger su familia y su propiedad, permitir y promover la superación social, cultural y económica de las personas, facilitar y permitir el adecuado desarrollo de las empresas; garantizar la seguridad pública, la salud y la educación pública, las comunicaciones, el equilibrio ambiental, etc.

En procura de la consecución de sus objetivos se ha dotado al Estado de una serie de instituciones que organizan la administración de los quehaceres, los objetos y las políticas públicas; elementos de interés general que ha todos compete y cuyos efectos, consecuencias y providencias nadie se puede sustraer.

 

La Administración Pública, por definición, implica conocer del manejo de las empresas en general. Pero también del manejo de lo que es exclusivo de la atención  a la sociedad y no meramente al público.

 

En estas empresas públicas, o estatales, en principio no hay competencia, cuando de servicios netos de organización política y social se trata. Por ejemplo, la presidencia de la República, los ministerios, los departamentos administrativos, las gobernaciones, las alcaldías y las instituciones de adscritas de acción netamente social, pública y estatal, no tienen competidor. Los agentes que en ellas obran, tampoco tienen competidos en su oficina. Contradictores sí, por supuesto. El policía, el juez, el militar, el recaudador de impuestos, el parlamentario, el diputado, el concejal, el consejero de Estado, el magistrado y sus colaboradores, ejercen todos funciones públicas al servicio de la sociedad civil. No hay para ellos un sustituto simultáneo, como tampoco lo hay para las instituciones que representan. Su interés primordial es cumplir con la misión que corresponde a su razón de existencia, para satisfacción del bienestar de la sociedad, el perfecto funcionamiento del orden social y de la misma máquina del Estado. Desde el punto de vista jurídico, solamente, y de manera escueta se diría que la tarea funcionario público es: cumplir y aplicar las leyes. El Estado también debe velar porque las personas estén dentro de los limites de las normas. Otorgar derechos y beneficios a quienes ameriten merecerlos. Atender la ejecución de las obras de desarrollo económico y social que hayan sido aprobadas y ordenadas de acuerdo con las normas y procedimiento establecidos y en aplicación de políticas convenidas y convenientes.

 

... debemos reconocer que es precisamente del termino ESTADO, de donde se desprende etimológicamente la palabra ESTADÍSTICA


La administración de toda esta estructura operativa constituye la Administración Pública, dentro de este concepto y la labor que hay que evaluar los costos de funcionamiento de todo el aparataje de la organización social: los costos de la seguridad, de la salud, de la justicia, de las obras, de la educación, de la burocracia. Hay que proyectar y analizar las políticas públicas de desarrollo económico y social. Hay que programar la ejecución de las obras de bienestar general. Hay que conciliar teorías de organización del Estado, para optimizar recursos e incrementar el beneficio de los resultados. Hay que intervenir en el desarrollo urbano, en la protección del medio ambiente y el suministro de los servicios públicos.

 

El Administrador Público ha de poder identificar las necesidades sentidas de manera cuantitativa. Las soluciones propuestas deben ser igualmente mensurables y evaluables, lo mismo que el efecto de los resultados al ser puestas en práctica. Si bien el administrador no todas la veces lleva a efecto las tareas técnicas particulares requeridas, si debe tener conciencia de su importancia, de su utilidad y debe ser agente facilitados de la acciones que permiten disponer de la información necesaria, para obtener descripciones objetivas de las circunstancias de interés y planificar adecuadamente las soluciones pertinentes. Los aspectos puramente técnicos de las empresas, por supuesto, siempre están en manos de los especialistas en las diferentes ramas de aplicación del conocimiento: ingenieros, médicos, abogados, economistas, estadísticos, arquitectos, sociólogos, etc.

 

De la misma manera que el conductor bíblico, el emperador, el virrey granadino o empresario japonés, el Administrador Público requiere de información estadística básica; con la cual soportar el manejo adecuado de sus políticas y la operación de sus procesos puntuales.

 

Se ha traído a colación las referencias históricas para advertir cómo el tema de las estadística no es reciente en el manejo y práctica de la administración de los Estados, o mas libremente de la colectividades de personas. En este punto, debemos reconocer que es precisamente del término ESTADO de donde se desprende etinológicamente la palabra ESTADÍSTICA primera acepción usual, - en alemán -, estuvo relacionada con las cifras pertinentes a las labores del Estado. Godofredo Achenwall (1719-1792),  eminente profesor de la Universidad de Göttingen, fue quien primero utilizó la palabra ESTADISTICA, en sus cursos superiores. Bajo esta denominación comprendía una especia de ciencia política universal, una descripción de los elementos que competen al Estado, una relación de los hechos sobresalientes que hay en él. A partir de la publicaciones de las lecturas de Clase  de Achenwall, particularmente las del 1749, la materia Estadística fue elevada a la categoría de asignatura académica separada de las demás del cuerpo curricular.

 

En otra circunstancia y con otro enfoque, en el siglo XVII Jonh Graunt (1620-1674), había tomado las lista de nacimientos y defunciones publicadas por los sacerdotes londinenses a principios de la centuría y sobre ellas infirió la regularidad de vida y de muerte, contabilizó los nacimientos, la sobrevivencia, realizó una distribución por género, cálculo la rapidez de crecimiento de la población de Londres y la de Inglaterra. Su escrito apareció en 1662, bajo el título de “Natural and Political observations  upon the bills of mortality”.

 

Willian Petty (1627-1687), dio al tratamiento y análisis estadistico de Graunt la denominaicón de “Aritmetica Política”  Graunt, Petty y el alemán Süssmilch constituyen el punto de partida de la orientación de la estadística cómo Método de investigación de los fenómenos de masa.

 

Juan Pedro Süssmilch (1770 – 1767), abogado, médico y teólogo alemán, se inspiro en los trabajos de los ingleses Graunt y Petty, y solicitó de los pastores de su territorio extractos de los libros parroquiales de nacimientos,  defuncionesy matrimonios. Sobre la base de estos datos y de los que luego le fueron suministrados desde Holanda, Dinamarca , Inglaterra, Suecia y Suiza advirtió que el movimiento aparentemente aleatorio de la población, estaba regido por leyes naturales de regulación y particular comportamiento. Su obra principal, escrita en 1741 llevó por título. “Divina ordenación en la alteraciones del género humano, revelada en el nacimiento, la muerte y la reproducción del mismo”. Süssmilch representa un progreso sobre aportaciones de sus predecesores al amalgamar la Estadística referente al Estado, las cifras, las tablas estadísticas y los elementos de la Aritmética Política, en un solo cuerpo; el cual posteriormente, se reconocería de manera inequívoca como ESTADÍSTICA.

 

Estas referencias, podrían seguir por el campo del desarrollo evolutivo de las matemáticas y el cálculo de probabilidades, pero no es éste, el interés presente, sin llegar a desconocer la concomitancia que los desarrollos matemáticos han tenido con todos los aspectos evolutivos de la humanidad.

 

De todas las aplicaciones de la Estadística, la convocada por el presente documento es la que muchos llaman Estadística Social o Estadística Oficial, esto es la estadística regentada por el Estado y que de una manera u otra está en mano de los Administradores Públicos, de los gerentes  públicos, del os técnicos y profesionales al servicio del Estado y de los funcionarios públicos en general.. Es decir, en manos de las personas que atienden la operación de la instituciones que la sociedad ha concebido para el servicio de su prudente y racional organización.

 

Estos cargos públicos de dirección o de operación, no todas las veces están en cabeza de administradores con preparación académica en el área de manejo de empresas, y menos en el de gestión de entidades públicas. En la alta y media gerencia se encuentran funcionarios, que proceden de las diferentes áreas del conocimiento, y que evidencian de por sí dotes especiales y naturales para administrar y la orientación de grupos de trabajo.

 

Es en este escenario de la Administración Pública y de las labores de la gestión de las empresas al servicio de la sociedad, donde queremos hacer notar la importancia de los registros estadísticos, del valor del dato y de la transcendentalidad de la información.

 

Obviamente en el caso del Administrador Público titulado, la responsabilidad frente a los datos, la información y registros estadísticos es mayor.

 

El Administrador Público, egresado de la Escuela Superior Administración Pública - Esap  recibe una educación integral, en la cual su concepción de Estado y de servicio implica una noción amplia del concepto de funcionario estatal. Además de los elementos fundamentales del administrador, gestor o gerente, dispone de herramientas específicas del Derecho Administrativo y de las finanzas públicas, para comprender y ejercer con altura su misión. Su visón de Estado esta perfectamente aclarada en el sentido comentado y advierte su papel como sujeto clave en el mejoramiento continuo de las prácticas “institucionales”, para beneficio de los ciudadanos y las entidades misma.

 

En el desenvolvimiento de la dinámica operativa de la Administración Pública, los funcionarios y las instituciones se ven abocados al registro de informaciones de producción, elaboración, transformación, transacción, en fin, se ocupa de cifras y novedades que generan las diferentes actividades humanas y económicas, y que son de competencia de las entidades del Estado. En el sector agropecuario, interesa a nivel macro, el conocimiento de las cantidades correspondientes a las cosechas, exportaciones e importaciones de los diferentes productos agrícolas y pecuarios. En el plano demográfico, ya hemos revisado cómo el tema censal es el principal componente de las estadísticas de población.

 

En el sector educativo, la cobertura de esto servicios es importante para determinar las características de la población, identificar deficiencias y planear los proyectos de satisfacción de necesidades. En el campo fiscal y monetario, existen más de una razón y más de un concepto para clasificar los valores propios del sector financiero, en él tenemos las estadísticas monetarias, las estadísticas bancarias, la estadística bursátiles, etc. En la base de la democracia, está la facultad de elegir y derecho de poder ser elegido. La decisión de los electores y su posterior registro, acumulación y clasificación, permite identificar la movilidad de las tendencias políticas y preferencias de los ciudadanos en el momento de consignar su voto.

 

La criminalidad y justicia, no se escapan al recuento de los delitos y de las sanciones o penalizaciones; las estadísticas relacionadas nos permiten cuantificar y analizar de manera objetiva el tan candente tema de la inseguridad  y la impunidad. La producción industrial, la producción de energía, la producción minera, la construcción de vivienda, son indicadores del estado de actividad de la economía, predictores de futuros niveles de comportamiento y medida del éxito o fracaso de las políticas implementadas. Los índices de precios, los salarios, los de empleo, los de pobreza, nos informan de la calidad de vida de la mayoría de la población; para la cual los anteriores indicadores son medida de su progreso o deterioro económico. Las estadísticas de transporte, de turismo, de comunicación son referencias útiles para estimar, por ejemplo, la capacidad de los puertos, aeropuertos, y terminales y deducir de allí la justeza de su dimensión, o la proporción de demanda insatisfecha, la cual ha de ser responsabilidad de la entidad estatal o pública correspondiente.


 

... en Colombia es responsable de la condensación de estadísticas el Departamento Administrativo Nacional de Estadística – Dane –

 

En los casos expuestos es el Estado el responsable de consolidar los registros desde la unidad elemental, fuente de información o generadora de ella; hasta la condensación macro a nivel nacional. En este sentido la estadística nacional, departamental, municipal, distrital; en las diferentes entidades del gobierno, o general del Estado, comprende la estadística o estadísticas que son de interés para la sociedad en su conjunto. Para el Estado como planificador. Para la empresa privada como factor protagónico en muchas de las circunstancias nombradas, ya sea como asociado del Estado para adelantar proyectos de desarrollo o como un competidor más en algunos de los sectores de las actividades económicas en los que la competencia es procedente.

 

Al pensar en la estadística oficial se piensa inmediatamente en las estadísticas que produce el Estado y en las oficinas que en las instituciones gubernamentales cumplen con esta labor. Partiendo de l cúspide de la pirámide, en Colombia es responsable de la condensación de estadísticas el Departamento Administrativo Nacional de Estadística – Dane – A él llegan los reportes de los niveles ministeriales, departamentales, municipales y distritales. Su principal objetivo es consolidar las estadísticas estratégicas que respondan a la proyección y evaluación de planes y programas de desarrollo económico, para beneficio de la sociedad y mejoramiento de los servicios del Estado. Pero el Dane, no es el único responsable de la actividad estadística a cargo del Estado.

 

En toda entidad pública o privada – en nuestro caso, en las entidades públicas – es menester mantener estructuras organizacionales dinámicas y sistematizadas, destinadas a recoger los datos de interés para toda la entidad misma o para el sector del cual está encargada; ya con fines de conocimiento, descripción, planeación, calificación o evaluación de la gestión empresarial y de la realización del contraste necesario para la comparación y examen de las políticas emprendidas.

 

 

Desde la aparición de la Estadística oficial, a cargo de la Administración Pública, su acción se ha extendido a un gran número de sectores, cuyo dominio antes no podía intentarse por falta de datos numéricos. La creciente abundancia de material y la diversidad de los informes ha determinado una gran especificidad de los problemas, aún en terrenos con suficiente historia, como la estadística demográfica. Análogamente con lo ocurrido con otras áreas del conocimiento, en la estadística también se ha dado lugar a una amplia división del trabajo, por técnicas y campo de aplicación, en cada caso debe ocurrir la especialización acerca de la materia especifica y seguridad en el manejo de los métodos estadísticos.

 

...las estadísticas relacionadas nos permiten cuantificar y analizar de manera objetiva el tan candente tema de la inseguridad  y la impunidad

 

Cada vez con más rigor las oficinas de estadística, o en aquéllas donde este instrumento es material protágonico, se han preocupado cada vez con mayor rigor, no sólo de producir los resultados de consolidaciones facticas, sino de realizar sobre dicha base una ulterior elaboración científica. De simples proveedores de material numérico para otros organismos oficiales  y para los interesados, se han convertidos, desde hace mucho tiempo, en auténticos centros de investigación, y laboratorios de aplicación y desarrollo de del estadística como tal. Esto no quiere decir que desplacen su misión principal de ser auxiliadores de las demás instancias que requieren de los datos ya elaborados, sino que el deseo de obtener y elaborar su material del modo más adecuado, a conducido a estos organismos a emprender una tarea más compleja y de mayores requerimientos académicos y teóricos. El pronóstico, la proyección, la predicción, el diseño de sondeos, la estimación de valores faltantes en las series y registros, la identificación de asociaciones y correlaciones, la estimación de modelos de comportamiento y la determinación de la bondad de los ajustes, entre otros, son herramientas requeridas para poder vencer la falta de oportunidad en el suministro de información por los aportantes de los diferentes sistemas de información, ya sea por válidas razones de estructura formal, o por la existencia de procedimiento burocráticos ineficaces, lentos, tortuosos, laberínticos, y a veces, macondianos.

 

La diversidad de métodos y aplicaciones, inexorablemente ha conducido a la especialización  y la división del trabajo en materia estadística, lo cual no suele atraer interés de amplios círculos de personas; por ello la labor docente y la aplicación práctica de la estadística, frecuentemente, concurren en una misma persona. Sin embargo, hoy en día, gracias a la inclusión de cursos de métodos estadísticos en la mayoría de currículos universitarios, podría decirse que no existe un profesional al servicio del Estado  que no haya recibido en su vida académica, formal o no, un mínimo de adiestramiento en estadística básica o descriptiva. Ventaja esta que permite esperar un mínimo de destreza y sobre todo, de comprensión de la necesidad y la utilidad de las estadísticas y Estadística.

 

La estadística acompaña al hombre en todos los momento de su vida, desde la cuna hasta la sepultura. Fielmente  sigue la sombra que él mismo y sus obras proyectan a la descarnada luz de los números. Para muchos es sólo la cifra que aparecen en los almanaques mundiales, o en los anuarios o boletines de los servicios de estadística de diferentes entidades gubernamentales. Parsimoniosa, silenciosa, ingente y gratificante labor, mediante la cual se puede presentar al mundo elementos para el juicio de su propio desarrollo. Medida de su avance o rezago. Principio de una verdad científica en espera de ser enunciada, luego del análisis e interpretación de la cifra.

 

El peligro de una labor improcedente o, por lo menos, de una insensata elección, selección y elaboración del material numérico, desafortunadamente, es cercano a todo género de estadística corporativa e institucional. En estos casos, como en todos, cada interés particular se orienta contra el opuesto y difícilmente se deja de aprovechar una arma tan poderosa como la de los números. Pero a pesar de todas las exageraciones en detalle, la estadística, en el más amplio sentido de la palabra, se ha hecho indispensable para esclarecer todas nuestras situaciones económicas y sociales, a nivel de grupo, comunidad o nación.

 

La historia ha demostrado que el material numérico que con abundancia, cada vez mayor, afluye hacia las oficinas públicas con ocasión de sus servicios administrativos, difícilmente es elaborado de un modo técnico adecuado y con carácter continuo. Esta dificultad valida la diversificación del trabajo estadístico con respecto a los asuntos comunes y corrientes; diferenciación esta, que siempre se ha presentado. Ya en los primeros años del siglo XIX, fueron fundados organismos territoriales propios para labores estadísticas en forma de oficinas, a las que en un principio se les asignó  la misión de reunir y publicar en forma

La estadística acompaña al hombre en todos los momento de su vida, desde la cuna hasta la sepultura. Fielmente  sigue la sombra que él mismo y sus obras proyectan a la descarnada luz de los números.

 

asequible a todos, el material estadístico suministrado por la Administración u obtenido mediante trabajos especiales. Pronto se evidenció que una centralización a extremo de este tipo de trabajo no se compadecía con la actividad de las entidades mismas, y además excedía las energías y recursos disponibles. La evolución inmediata consistió en separar los trabajos estadísticos dentro de los diversos ramos de la Administración, especialmente en aquellos casos en los cuales los directivos tenían un vivo interés en conocer los resultados numéricos de sus propios asuntos. De esta manera la Estadística Oficial o de la Administración Pública, se ha desarrollado hasta alcanzar un nivel en el cual las oficinas centrales independientes elaboran casi exclusivamente, y en variable proporción, los materiales aportados por los sectores. Frente a la estadística centralizada, figura la que en oficinas estadísticas propias elaboran diversos organismos administrativos y cuyo alcance y dominio, no excede el de la territorialidad del organismo, o del alcance de su propia jurisdicción o de s dominio sectorial. Además de estos dos frentes, está el correspondiente a las estadísticas que no se diferencian de la administración misma. En este caso las datos no son externos a la empresa o entidad, sino que forman parte de ellas, son productos de su misma operación y dinámica. Estas cifras son supremamente útiles en la elaboración de indicadores de la entidad, para cuantificar la evaluación del desempeño empresarial a todo lo largo del ciclo administrativo de la organización.

 

Para construir los indicadores de gestión y de resultados, se requerirán, a manera de ejemplo, los registros numéricos de reuniones realizadas, a manera de ejemplo, los registros numéricos de reuniones realizadas con la alta dirección, informes presentados a la alta dirección, presupuesto asignado, presupuesto ejecutado, investigaciones adelantadas y terminadas, expedientes nuevos abiertos, clientes externos atendidos, reclamos de clientes internos,  comités cancelados, visitas realizadas, casos analizados, máquinas reparadas, etc. Y siempre número. A partir de la información básica se procede a elaborar índices de ausentismo, productividad, eficiencia, eficacia, mantenibilidad, y todos los referentes a contrastar metas deseables propuestas, contra ejecuciones verdaderamente realizadas.

 

Estas estadísticas empresariales básicas, están al servicio del control de gestión el cual se constituye en la valiosa herramienta para eliminar irracionalidades dentro de la organización, par aprovechar en forma óptima los recursos de los cuales dispone la sociedad, y para minimizar los riesgos que con llevan una administración deficiente.

 

El profesor Dario Abad en su obra “Control Gestión”, sintetiza las características del riesgo de una mala administración pública de la siguiente manera:

 

“Uno de los riesgos más altos que corre toda organización en  Colombia, es que nombren, designen o elijan a una persona incapaz o incompetente para dirigirla. En el sector público el riesgo puede ser considerable, dado que, generalmente, los funcionarios son designados o elegidos con criterios políticos que buscan asignar cuotas de poder y que tienden a ignorar la idoneidad, la competencia y las capacidades de los candidatos para dirigir una determinada empresa. Se genera así una situación irracional mediante la cual los enormes recursos del Estado quedan en manos de personas poco calificadas para aprovecharlos de manera óptima y en beneficio de la comunidad. El directivo que no sabe cómo administrar los recursos se dedica a ser gerente, superintendente, ministro, gobernador o alcalde y se dedica a preocuparse por el qué, sin entrar a enredarse con el cómo que implica conjugar el verbo hacer. Se crea así un círculo vicioso en el cual el ser más importante que el hacer, el qué es más importante que el cómo, la habilidad es más importante que la inteligencia y desarrollar actividades es más importante que producir rendimientos...”

 

Con la centrada referencia del Doctor Abad, se ha querido reseñar la importancia del sistema de estadísticas internas de las instituciones, ellas son fundamento para adelantar el adecuado control moderno, preventivo y proactivo.

 

Estudiar la organización de la estadística de la Administración Pública de todos los países, desde Afganistán hasta Zambia, carecería de objeto, ya que cuando se trata de la organización formal del servicio estadístico siempre nos encontramos con centralización y autonomía, combinados y matizados con diferentes intensidades.

 

La oficina central de estadística de la República de Colombia es el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, (Dane), el cual ha sufrido varias transformaciones desde su creación. El nombre como tal , se utiliza  a partir de la expedición del Decreto No 2666 de Agosto 1953, durante el mandato de general Gustavo rojas Pinilla, quién le cambió el nombre a la Dirección Nacional de Estadística creada durante el gobierno del Doctor Laureano Gomez , por Decreto no 2240 de Octubre 1951, al considerar las observaciones técnicas de las Naciones Unidas, El Banco Interamericano de Resconstrucción y Fomento, y el instituo Interamericano de Estadística. De todos los puntos mencionados como razones para crear la Dirección Nacional de Estadística, se destaca el siguiente considerando: “... el Gobierno de un Estado moderno necesita conocer en forma permanente y exacta las condiciones en que se desenvuelve la vida colectiva, y (..) se requiera una organización técnica y estable para reunir las informaciones concernientes y suministrar con método y oportunamente, los resultados de sus investigaciones”. Raciocinio vigente en este entonces, hoy y siempre. La Dirección Nacional de Estadística creada por decreto 2240/51, se conformó a partir de la Oficina Nacional de Estadística de la Contraloría General de la República, que desde las recomendaciones de la Kemmerer, atendía de manera centralizada los aspectos referentes a la estadística oficial.

 

La Dirección Nacional de Estadística, fue adscrita directamente a la Presidencia de la República y funcionó como oficina de ella. Su función primordial era “... cooperar con la oficina de planeación a fin de que su actividad este orientada en el sentido de producir informaciones que sirvan para un estudio  coherente de la realidad nacional”. Las disposiciones de la Dirección Nacional de Estadística en cuanto su propia materia se refiere, serian obligatorias para las oficinas estadísticas departamentales, municipales y dependencias del orden nacional; así como también, para las personas naturales y jurídicas.

 

En la firma del Decreto de creación del “pre-DANE” acompañan al Presidente de la República sus miistros: Roberto Urdaneta Arbelaez, (Gobierno), Juan Uribe Holguín, (Justicia, encargado de relaciones Exteriores), Antonio Alvarez Restrepo, (Hacienda y crédito público), José María Bernal, (Guerra), Alejandro Angel Escobar , (Agricultura y Ganadería), Alfredo araujo Grau (Trabajo), Alfonso Carvajal Peralta (Higiene), Carlos Villaveces (Fomento), Rafael Azula Barrera, (educación Nacional), Carlos Echeverry Cortés, (corres y Telégrafos), y Jorge Leyva (Obras Públicas).

 

En el Director de la Oficina  Nacional de Estadística contaba para realizar sus funciones, con un Departamento Técnico de Coordinación estadística, un departamento central de recolección y elaboración estadística, un Departamento de Publicaciones y una secretaria.

 

Del departamento técnico dependían: la Sección de planificación y coordinación de Programas, La sección de coordinación técnica, la sección de metodología y Enseñanza Estadística y el punto central de información.

 

Del departamento central, dependían: la sección de Recolección de datos, la sección de censos de población y estadística demográfica, la sección de censos de población y estadística de producción y consumo, la estadísticas de comercio y transporte, la sección de estadísticas sociales, la sección de estadísticas fiscales y financieras y la sección de tabulación mecánica.

 

Acto seguido  a su posesión el Director Nacional de Estadística expide las normas, correspondientes a la estructuración interna, reorganización, reglamentación de estadísticas, diseño de formularios, fijación de funciones a los recolectores de precios y otras correspondientes al programa de investigaciones de la institución.

 

Dentro de las primeras publicaciones se destacan: el anuario general de estadística, la revista  anales de economía y estadística, el boletín informativo y el boletín mensual de estadística. Los estudios y trabajos que aparecen, además de los cuadros acostumbrados, son : “El directorio Industrial”,  “El índice de precios”, “La alimentación de la clase obrera en Barranquilla”, “El método de muestreo agrícola”, “La síntesis económica del Departamento de Córdoba” y “Bases para la determinación de los ciclos económicos en Colombia”.

 

En septiembre de 1952 aparecen los primeros datos del censo Nacional de Población y Vivienda del 9 de mayo de 1951. En esta primera entrega aparecen los resultados correspondientes a Huila y Nariño. Octubre se publica lo referente a Bolivar, Boyaca y Córdoba. En noviembre se dan a conocer los datos de Atlántico, Caldas, Cauca y Magdalena. En enero de 1953, se ofrecen los resultados de Choco, Santander, Tolima y Valle.

 

En editorial del Boletin Mensual de estadística No 21 de noviembre de 1952, el experto internacional Jacobo Peariman, expresa respecto del censo 1951: “Acabo de terminar la revisión de labores de la Dirección Nacional de Estadística, por cuenta de las Naciones Unidas, y tengo la satisfacción de encontrar que todas las operaciones hasta hoy realizadas se han llevado a cabo con el máximo de eficacia, dirigidas por el personal  seleccionado a base de habilidad y experiencia y poseedor de un alto sentido de responsabilidad”.

 

Achenwall,...,

Afirma; “La política enseña cómo deben ser los Estados, la estadística explica como son realmente”

 

Uno de los primeros trabajos de la Misión Currie, advierte en su introducicón que se consultó extensamente el “Anuario General de  Estadísticas de la Dirección General de Estadísticas”, a diferencia de los conceptos de otras épocas, incluso recientes en las que se raya en la ausencia de información en temas cruciales.

 

A propósito del rezago entre la recolección de datos y la publicación de los consolidados finales, es de entender que en la medida que la tarea implica mayor cobertura; la sistematización, la elaboración, la depuración, la validación y el análisis de la información, requiere de mayor tiempo. En cumplimiento  de esta observación se entendería la no aparición de resultados finales del censo realizado en octubre de 1993. Sin embargo, la razón de haber sobrepasado los límites temporales comprensibles, escapa a la metodología estadística y entra en el terreno de la Administración y administratodres. Interesados habrá, en ver por que los resultado globales presentados ceremoniosamente por el Presidente Cesar Gaviria no fueron aprobados por el Congreso y a finales de 1996, aún no se conoce la discriminación por municipio.

 

A partir del gobierno de Cesar Gaviria Trujillo (1990-1994), el Dane sufre su más reciente restructuración . Se disminuye su planta de personal y se incrementa la proporción de personal altamente calificado para la labor estadística y la tecnología informática e ingeniería de sistemas. De la nueva visión que el Estado impone por esta época el neoliberalismo, la nueva ola de descentralización, impulsa  a cada entidad gubernamental ser agente operativo de su propio sistema de información.  Cada quién es dueño de sus datos. El Dane , como entidad centralizadora de la materia, sólo atenderá la consolidación para fines de divulgación masiva e institucional de los resultados elaborados por cada una de las fuentes aportantes desde los diferentes niveles de la Administración Pública.

 

Como tarea propia, el Dane sigue con la realización de los censos, las encuestas de hogares, la elaboración de las cuentas nacionales, el cálculo del índice de precios al consumidor, el registro de nacimientos y defunciones, y el levantamiento cartográfico requerido para las labores propias asignadas.

 

Por su parte, cada gobernación, ministerio, alcaldía, departamento administrativo, debe atender los asuntos estadísticos propios de su órbita y jurisdicción.

 

La red de sistemas integrales de información, a cargo de los centros de sistemas o de cómputo, en coordinación con las oficinas de estadística, de control y toda las demás que formen parte la estructura orgánica de la institución, deben contemplar las cifras y datos que correspondan a su entorno administrativo a nivel interno y externo.

 

Por ejemplo, en Cundinamarca, la Unidad de Análisis y Estadística de la Gobernación, elaborá y publica el boletín estadístico del departamento. La síntesis plegable “Cundinamarca en Cifras 1993 –1994”, ofrece un resumen con más de 50 variables, para cada uno de los municipios del departamento: población, hisotira, servicios públicos, votación, educación, salud pública, producción agropecuaria y estadísticas fiscales, son los aspectos reunidos en este resumen para beneficio del público interesado en el análisis del Estado de estas provincias centrales del país.

 

Así, rápidamente, se tiene una visión panorámica cuantitativa y por lo mismo inequívoca de la población (1.700.109 habitantes); de la educación, (415.193 estudiantes); de la participación electoral, (434.818 votos en la elección de gobernador del Departamento); se reconoce el monto de presupuesto por municipio (en total $76.646 millones); las consultas atendidas por los centros hospitalarios, (1.052.990); los suscriptores del servicio de energía (325.400), los del agua, (180.967); los de los teléfonos (88.737); la superficie dedicada a los cultivos permanentes (83.283 hectáreas) ; la dedicada a  los cultivos transitorios, (87.528);  la dedicada a la floricultura, (5.065 hectáreas). Todos los datos discriminados por municipio del departamento, permiten hacer sanas comparaciones, para reseñar comportamientos eficientes y evidenciar las carencias y los rezagos que  se destaquen y permitan a los administradores de la gran empresa colectiva y cooperativa que es el Estado, dirigir la atención, los esfuerzos y recursos  hacia aquellos municipios que presentan los mejores dividendos sociales, al satisfacer a grupos humanos más amplios o más necesitados.

 

Achenwall, en la obra mencinada el principio afirma: “La política enseña cómo deben ser los Estados, la estadística explica como son realmente”. Una es la meta que los gobiernos se proponen alcanzar o mantener, y otro es el resultado real, el cual es reportado a los registros estadísticos, para poder dar testimonio del Estado Verdadero alcanzado en la implementación de las políticas y poder seguir la serie de la historia del curso de los hechos, y ayudar en la comprensión, control y predicción objetiva del mundo real.

 

Así como en un tiempo lejano, en la entrada de una famosa academia se leía: “Quien no domine la gramática y la geometría no puede entrar a este recinto”. Hoy en día deberíamos decir: “quien no entienda y comprenda la magnitud de la estadística en el manejo del Estado no podrá ingresar al servicio de al Administración Pública”

 

 


 


Tags: Estadística, Administración, Pública

Comentarios